Información

Qué hacer si su compañía suspende su contribución de contrapartida al plan 401(k) 

En un período de desaceleración económica, es posible que su empleador busque maneras de no gastar más de la cuenta. Pero eso no necesariamente significa que usted también deba hacerlo.

Por Megan Ryan | 24 de abril de 2020

Mujer preocupada 

Las compañías afectadas especialmente por la pandemia de la COVID-19 están tomando medidas drásticas para mantenerse a flote, incluso con ahorros en costos que puedan afectar directamente a los empleados.

Por ejemplo, una de estas medidas es suspender la contribución del empleador en las cuentas de retiro 401(k).

"A medida que las compañías comienzan a anticipar el impacto sobre su resultado final, generalmente harán todo lo posible para no tener que despedir empleados o afectar su remuneración", dijo Kelley Weil, directora ejecutiva de Recursos Humanos de BOK Financial.

Antes de tomar esa medida drástica, Weil dijo que los ejecutivos habitualmente imponen límites en los gastos, como entretenimiento y viajes (listo - muy pocos viajes en la actualidad), alternativas a contratar nuevos empleadores (listo - limitación en las contrataciones en muchas industrias ahora mismo), revisión de contratos de proveedores y tasas de interés, e incluso renegociación de planes médicos. 

Plans Sponsor Council of America (PSCA) encuestó a patrocinadores de planes de retiro con 1,000 o más participantes durante la semana pasada, y descubrió que el 21.7 por ciento de los encuestados habían suspendido las contribuciones de contapartida, o bien estaban considerándolo. El grupo explica que esta tasa es similar a la de la crisis económica de 2008-2009.

"Si bien la situación actual es muy diferente, los resultados de nuestra encuesta sugieren aproximadamente los mismos números. Si se sostienen depende en gran medida de la duración y, en última instancia, de la gravedad de la crisis actual, especialmente en lo que concierne a empresas pequeñas", comentó Hattie Greenan, directora de Investigación de PSCA.

PSCA también informa que casi la mitad de los patrocinadores de planes encuestados aún están considerando sus opciones, ya que las compañías buscan maneras de cumplir con las necesidades comerciales mientras analizan el impacto que tendrán en el futuro financiero de sus empleados.

"Un plan de retiro 401(k) competitivo es un beneficio realmente importante para el empleado", dijo Weil. "Es una de las primeras cosas que las personas buscan cuando evalúan un posible paquete de beneficios del empleador.

La contribución de contrapartida promedio del empleador al plan 401(k) en "tiempos normales" en los EE. UU. es del 4.3 por ciento del salario de un empleado, y la contribución de contrapartida más común es de 50 centavos de dólar, hasta el 6 por ciento del salario del empleado, de acuerdo con  Investopedia.

"La regla general es aportar al menos lo que su compañía igualará, ya que es dinero gratis y puede sumar una contribución importante para sus objetivos de retiro", explicó Brandy Marion, gerente de Capacitación y educación sobre patrimonio institucional de BOK Financial. "Sin embargo, se deben considerar otros factores en tiempos de crisis".

Si su compañía decide eliminar o reducir la contribución de contrapartida al plan 401(k) del empleado, Marion sugiere lo siguiente:

Tenga en cuenta sus necesidades inmediatas y a largo plazo.

Comience por revisar su presupuesto para buscar maneras de recortar los gastos, según Marion. Luego, use una  calculadora para el retiro para revisar sus contribuciones sin la contribución de contrapartida y cuánto necesitará para mantener sus objetivos de retiro.

Suspéndala solo si es necesario.

"Si se encuentra en un una situación grave y necesita dinero en efectivo adicional, reduzca o suspenda sus contribuciones; pero mantenga sus objetivos de retiro en la mira", recomienda Marion.

Si tiene que suspender sus contribuciones, comprométase a volver a comenzar cuando las contribuciones de equiparación del empleador regresen, lo cual sucede casi siempre.

Considere aumentar su contribución.

"Si recibe el mismo salario y todo lo demás sigue igual, analice sus objetivos y determine si puede aumentar su contribución en uno o dos por ciento para compensar la contribución de contrapartida que le falta", añadió Marion. "Una vez que se reanude la contribución de contrapartida del empleador, analice si puede mantener la contribución individual más alta".

Marion explicó que las personas con frecuencia confunden la contribución máxima que pueden hacer con la tasa de la contribución de contrapartida del empleador. El límite de contribución anual de 2020 es de $19,500 para las contribuciones antes de impuestos o Roth, más $6,500 adicionales para los empleados que serán mayores de 50 años para fin de año.

"No creo que se preocupe si tiene más dinero al retirarse", exclamó. "Si aumentó su contribución y puede vivir con eso, déjelo como está".

Recuerde los beneficios impositivos.

Cada dólar que invierte en su 401(k) le ofrece una deducción impositiva, o, en el caso de un Roth IRA, una distribución sin impuestos en el futuro. Esos beneficios impositivos no desaparecen solo porque haya desaparecido la contribución de contrapartida del empleador.

"Es importante mantener el curso en tiempos como estos", finalizó Marion. "Si se producen cambios en la contribución de contrapartida de su compañía, tenga en cuenta estas opciones mientras vuelve a evaluar su tolerancia al riesgo y se centra en esos objetivos de retiro a largo plazo".