Información

¿Qué hacer con el cheque de estímulo?

Según su situación financiera, puede pagar sus necesidades inmediatas, ayudar con la economía local o reforzar su fondo de emergencias.

Por Megan Ryan | 30 de marzo de 2020

Cheque de Tesorería de los Estados Unidos

El Congreso acaba de aprobar un histórico paquete de estímulo de $2 billones para asistir en la recuperación del país ante la pandemia del coronavirus. Los ciudadanos de los Estados Unidos pronto recibirán pagos directos del gobierno con el fin de estimular el gasto de consumo y de esa manera reactivar las economías locales tan necesarias.

Las cifras de desempleo se elevan cada vez más a medida que los negocios van cerrando sus puertas,  de manera temporal o definitiva; mientras tanto, estamos luchando colectivamente contra el COVID-19 mediante la implementación del distanciamiento social.

Millones de personas han perdido sus trabajos y se espera que usen los cheques de estímulo para cubrir las necesidades más inmediatas del día a día. Pero si todavía percibe un salario, ¿cómo se espera que gaste los fondos de estímulo?

Los montos de los cheques estarán basados en los ingresos informados en su declaración de impuestos de 2019 o 2018. Las personas solas recibirán hasta $1,200; las parejas casadas que presentan su declaración en conjunto recibirán $2,400, más $500 adicionales por cada hijo menor de 17 años.

Estos montos se aplican a individuos que ganan menos de $75,000 y a parejas que ganan menos de $150,000. Los montos de los cheques de estímulo se irán reduciendo progresivamente para los ciudadanos con ingresos brutos ajustados, hasta $99,000 para solteros y hasta $198,000 para parejas casadas.

Si aún percibe un salario, puede usar el estímulo para apoyar a sus economías locales: al pedir comida para llevar o para que se entregue en el domicilio en los restaurantes locales, dándole una buena propina a las personas que hacen las entregas o comprando tarjetas de regalo para usar más adelante.

Además, se recomienda pensar también a largo plazo, declaró Jim Shaw, directora de BOK Financial Advisors.

"Aquellas personas que no tengan presiones económicas para satisfacer sus necesidades básicas como la renta, los alimentos o los medicamentos, pueden priorizar los problemas financieros como el de las tarjetas de crédito con altas tasas de interés", agregó Shaw. "Usar estos fondos para reducir o cancelar deudas con altas tasas de interés les será muy beneficioso a largo plazo".

"Estos son los principios de planificación financiera que seguimos aquí", explicó Shaw. "Es una oportunidad para que la gente esté mejor equipada y controle sus finanzas. Tener un fondo al alcance modera un poco el miedo que muchos están sintiendo durante este período de incertidumbre".

Incluso los estadounidenses que se sienten seguros en sus trabajos deben pensar que la crisis del COVID-19 no tiene precedentes y podría cambiar su situación en cualquier momento. Shaw está de acuerdo con la regla de oro que indica que la gente debe tener de tres a seis meses de ahorros disponibles para casos de emergencia.

Sin embargo, una encuesta reciente de Bankrate.com descubrió que más de uno de cada cuatro adultos en los Estados Unidos tuvo un gasto no planificado en el último año, y menos de la mitad de los encuestados dijo que tenía ahorros suficientes para cubrirse ante una emergencia.

Incluso quienes se sienten seguros con sus fondos de emergencia deben hacer cálculos a largo plazo.

"Si tiene entre tres y seis meses de ahorros disponibles y no tiene que pagar deudas con altas tasas de interés, debería pensar en contribuir sus ahorros a largo plazo a través de una IRA Roth o IRA tradicional", afirmó Shaw. "En este momento, los inversores pueden 'comprar con descuento'". Es muy probable que el mercado se recupere con el tiempo y, en ese caso, todos los fondos adicionales que pueda invertir en su fondo de retiros lo beneficiará a largo plazo".

Por último, si es de los pocos privilegiados que tiene un ingreso estable y seguro, un fondo de emergencia subvencionado en su totalidad, y está invirtiendo correctamente en sus cuentas de retiro, esto podría ser una oportunidad para mostrar su generosidad. Es sabido que, además de los pequeños negocios que están luchando para mantenerse a flote, hay comunidades que están reuniendo esfuerzos para apoyar a las organizaciones de servicio y sin fines de lucro que se ocupan de las personas vulnerables afectadas por el COVID-19.

"Lo que decida hacer con este dinero es una decisión personal pero, si está en una situación financiera que se lo permite, puede pensar en los demás durante este tiempo; esta es una situación perfecta para ayudar a quienes están pasando por un momento muy difícil", agregó Shaw.

Estas consideraciones sobre el estímulo subrayan la importancia de tener un plan financiero con acceso a un asesor de confianza que pueda ayudarlo a establecer objetivos a largo plazo. Recuerde trabajar siempre con un profesional acreditado, de esa manera tendrá más confianza en su futuro y menos incertidumbre durante las crisis financieras.




Las opiniones expresadas aquí reflejan el juicio de sus autores en este momento, pueden modificarse sin previo aviso y no son un análisis completo de ningún sector, industria ni seguridad. El contenido provisto aquí no constituye un consejo o recomendación, ni una oferta para vender o solicitud para lograr un valor o producto financiero. Se provee únicamente con fines informativos y con el entendimiento de que el destinatario presenta suficiente conocimiento y experiencia para comprender y hacer su propia evaluación de las propuestas y servicios descritos aquí, cualquier riesgo asociado con ello y cualquier consideración legal, impositiva, contable u otra consideración material relacionada. Los destinatarios no deberían basarse en este material para tomar futuras decisiones de inversión. En la medida que el lector tenga preguntas sobre la aplicabilidad de algún tema específico abordado anteriormente en su portafolio o situación específico, puede consultar con un abogado, contador o profesional financiero calificado.

La asignación y diversificación de activos no garantiza ganancias ni protección contra pérdidas en un mercado en baja.

Los servicios de títulos, seguros y asesoramiento se ofrecen a través de BOK Financial Securities, Inc., miembro de FINRA/SIPC y subsidiaria de BOK Financial Corporation. Los servicios pueden prestarse bajo nuestro nombre comercial, BOK Financial Advisors. NO ASEGURADO POR FDIC | SIN AVAL BANCARIO | PUEDE PERDER VALOR