Información

4 maneras de volver a ahorrar después de la pandemia

Con lápiz y papel o aplicaciones móviles, puede encontrar una manera de recomponerse

Por Cullen Koger | 6 de julio de 2020

Es probable que de alguna manera u otra, usted haya sufrido dificultades económicas inesperadas durante la pandemia de COVID-19. Tal vez sea la pérdida de empleo, una licencia o una disminución significativa de los ingresos familiares. Cualquiera sea el caso, es posible que se haya visto obligado a tener que recurrir a recursos alternativos, además de la ayuda del gobierno. Digamos, sus ahorros.

¿Le suena familiar?

Es momento de pensar en cómo volver a estar del otro lado de la ecuación. Si bien algunos de estos pasos le pueden parecer simplemente organizativos, en realidad son decisiones inteligentes que lo ayudan a reafirmar una medida de control en momentos de incertidumbre.

1. Quítese el presupuesto de la cabeza.

"Tómese el tiempo de revisar los números de su presupuesto", dice Brandy Marion, gerente de Capacitación y educación sobre patrimonio institucional de BOK Financial. "La mayoría de la gente tiene el presupuesto en la cabeza. Una recopilación vaga de ideas generales. Comience a ponerlas en papel o use una aplicación de presupuestos. Ponga los números frente a usted".

Hay verdad en el viejo dicho que dice que el conocimiento es poder. Por supuesto, puede ser una tarea ardua poner esos números sobre la mesa, pero al hacerlo, uno deja de especular en la planificación del presupuesto y se toman decisiones financieras mejor informadas.

Haga un seguimiento de su presupuesto durante al menos un mes", continúa Marion. "Luego puede revisarlo para ver a dónde puede hacer cambios en su presupuesto que tengan sentido y generen cierto impacto".

Tal vez descubra que ha estado ahorrando dinero tan solo por no gastar en los últimos meses. O, de manera consciente, canceló el servicio con su proveedor de cable o dejó de usar servicio como el mantenimiento del césped. Ese dinero ahora se puede reasignar a los ahorros.

2. Sí, las aplicaciones pueden ayudar.

Una vez que logra orientarse, no deje que el presupuesto regrese a ese lugar nebuloso de su cerebro. Continúe haciendo un seguimiento de su presupuesto y contrólelo todos los meses para saber con exactitud en qué gasta y ahorra.

"Existen muchas aplicaciones y herramientas en línea excelentes que pueden ayudarlo a gestionar su presupuesto", dice Marion. "Use la tecnología a su favor".

Muchos sitios web ofrecen herramientas para armar presupuestos, oportunidades de mercado con préstamos y tarjetas de crédito, cancelación de suscripciones y negociaciones de pago de facturas.  Algunos de ellos son estos: mint.com, truebill.com y hifiona.com.

3. Maneras de reducir la deuda.

Otro beneficio de hacer un presupuesto es identificar las áreas donde se puede reducir la deuda. La mayoría tiene deudas, tanto buenas como malas. Conocer la carga de la deuda y encontrar maneras de saldarla también serán de ayuda para la estrategia de ahorro.

"Este es un excelente momento para pensar en reducir la deuda", dice Marion. "Las tasas de interés son extremadamente bajas. Si es dueño de una casa o tiene un préstamo personal, es clave aprovechar las oportunidades de refinanciamiento".

"Lo mismo se aplica a la deuda de la tarjeta de crédito", continúa. "Vale la pena llamar por teléfono y renegociar su tasa de interés para bajarla".

Existen dos maneras populares de reducir las deudas: la deuda avalancha o la deuda bola de nieve. La primera sugiere abordar la deuda con la tasa de interés más alta. A menudo, este método tiene el monto de cancelación más alto. La segunda fomenta la cancelación del monto total más bajo primero, para que tenga una sensación de victoria y se sienta inspirado para seguir con el siguiente monto de deuda.

Si bien ambos métodos funcionan, elija uno que se base en su preferencia personal y cúmplalo.

Si bien saldar una deuda parece ser una tarea intimidante, establecer pequeñas metas le permitirá seguir en camino sin sentirse abrumado. El dinero que ahorre a través de la renegociación de las tasas o la cancelación de la deuda puede asignarse a los ahorros.

4. Páguese a usted en primer lugar.

Un estudio reciente de  GOBankingRates demostró que aproximadamente el 58% de los estadounidenses tienen menos de $1,000 en ahorros.  Esto es algo preocupante, pero se puede solucionar.

"Cuando usted recibe cualquier tipo de ingreso, la primera cosa que tiene que hacer es pagarse a usted mismo", recomienda Marion.

Este fondo para emergencias es diferente para cada persona o familia. Puede ser una cuenta de ahorros tradicional en una institución financiera o una cuenta de mercado monetario, que tiene el potencial de ofrecer un mayor beneficio por su dinero.

También puede establecer cuentas para una asignación estratégica de fondos, como la organización de una boda o planificar vacaciones familiares. Póngale a cada una el nombre correspondiente, para que no haya confusión. No mezcle el dinero.

"De nuevo, especialmente cuando hablamos de fondos de emergencia, empiece con una pequeña cantidad, cree el hábito de ahorrar dinero", dice Marion.  "Comience con $250. Luego, intente agregar $25 por mes. Hágalo automáticamente para no tener la posibilidad de gastarla de otra forma".

"Llegará un momento en el cual esa cuenta crecerá y usted querrá direccionar parte de esta cuenta hacia una estrategia de ahorros a largo plazo, pero por ahora, empiece y comprométase".

Y por último... algo de tarea

Una última reflexión: ingrese a Internet y busque en el Departamento del Tesoro de su estado dinero perdido o "huérfano". Es muy común que las personas se olviden de su 401(k) cuando renuncian a un trabajo y siguen adelante. Tomarse el tiempo de buscar dinero olvidado puede proporcionar ingresos decentes. 

"Es como buscar entre los almohadones del sillón, pero a mayor escala", dice Marion.