Ahorrar con anticipación para la educación universitaria

Ahorrar con anticipación para la educación universitaria

Poder enviar a sus hijos a las universidades de su elección, sin estar limitado por el costo, puede ser uno de los mejores placeres de ser padre.

Pero asistir a la universidad es costoso. Según un estudio de la College Board (Trends in College Pricing 2015), el costo total promedio por un año (matrícula, libros, cargos, alojamiento y comida, transporte y otros gastos) era de casi $25,000 en universidades públicas para alumnos residentes del estado y cerca de $50,000 en universidades privadas. Y los costos siguen aumentando.

En la última década, los costos de obtener un título universitario han subido aproximadamente un 6 % al año en promedio. Si esta tendencia continúa, y todo indica que lo hará, el costo por un año de universidad se duplicará en 12 años y se triplicará en 19 años. Y recuerde, cada vez más alumnos pasan más de cuatro años en la universidad.

Una de las claves para juntar el dinero necesario para enviar a su hijo a la universidad es empezar a ahorrar a tiempo. Usemos un ejemplo de una niña de siete años (a 11 años de ir a la universidad) que asistirá a una universidad estatal como alumna residente del estado. El costo actual total estimado de un año en esa universidad hoy es de unos $20,000. Asumiendo que los costos aumentan un 6 % al año, su primer año costará más de $38,000. Si sus padres quieren haber ahorrado todos los costos universitarios antes de que comience a estudiar, necesitarán haber reunido más de $166,000 para entonces.

Asumamos que sus fondos ganan un 2 %. Si sus padres hubieran empezado cuando tenía cuatro años, deberían haber tenido que ahorrar unos $1,170 por mes. Si empiezan ahora que la niña tiene siete años, deberían ahorrar $1,258 al mes. Si esperan hasta que cumpla 10 años tendrán que ahorrar $1,461 al mes. Si esperan hasta que cumpla 13 años tendrán que ahorrar más de $1,977 al mes. Además de tener más margen para ahorrar, si empieza a ahorrar a tiempo además puede beneficiarse con las ganancias sobre los fondos durante más tiempo.

Empezar a ahorrar para la educación universitaria lo antes posible marca una gran diferencia. Y la decisión de cuándo empezar es suya.